viernes, 4 de septiembre de 2009

Chimichurri


De vez en cuando es tal la mezcla de ingredientes emocionales que metemos dentro de nosotros mismos que nos volvemos recipientes; frascos rellenos de variadas recetas, sabores y consistencias. Somos conservas, menjunjes o pociones con las que invitamos a los demás a que nos prueben.
Hoy, justamente ahora, me siento el clásico aderezo argentino.

2 comentarios:

India Ning dijo...

Lo importante es que el frasco sea de duro cristal.

AlBordeDeLaTaza dijo...

Si, y que tenga buena tapa y cierre al vacio.