viernes, 27 de agosto de 2010

El Deseo





Suspendidos directamente sobre el arder de la atracción, tu y yo y un mismo contenido.
Vos abierta y libre lo evaporas todo; lenta y sutil te elevas en él como un fantasma y me rocías.
Yo cerrado y preso lo llevo a ebullición; seguro y cauto me contengo en él como una bomba y me disparo.
Inmediatamente después y satisfecho el deseo: la condensación, tu y yo y otra vez un mismo contenido!

14 comentarios:

Meme dijo...

La máquina de vapor y la bomba de hidrógeno. Me gusta.

Alís dijo...

Dulce instante el de la condensación.

Para hacer un buen guiso hay que saber alternar el fuego lento y el fuerte...

Me gusta tu blog, su estética, las fotografías y tus textos. Gracias por conducirme a él.
Por cierto, en mi blog te dije bienvenidA. Lamento esa confusión de género.

Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

La mejor química orgánica que conozco.

Saludos.

Ardid dijo...

Explicar ese momento tan íntimo tan sútilmente ha sido explosivo.

lemaki dijo...

Sin duda, has encontrado el mejor modo de reducir el volumen del deseo que todos llevamos con nosotros...

Preciosas palabras, tratadas con tanta elegancia y refinamiento, que es imposible sonreir después de leerlas. Me agradaron.

saludos.

Lady Byron dijo...

"Sólo después de arrojarlo todo por la borda somos capaces de ascender hacia nuestra propia nada", Oliverio Girondo.

Me gusta volver y comprobar que los deseos siguen ardiendo.

Besos,

Tincho dijo...

Es Genial, la analogia es genial...

Vuelvo a felicitarte!

eMiLiA dijo...

"Deseo, mire donde mire te veo..." ♪

Un abrazo!

Intro dijo...

Asi como el ying y el yang

lo positivo y lo negativo

polos opuestos
que se atraen.

Saludos.

LEDESKA dijo...

Si lo explicas asi diosssssssssss es maravilloso... tus imagenes me gustan mucho muchas gracias por deleitar mis ojos con esto tan delicado y especial...

Ledeska

indigo dijo...

Ahora mismo tomo una taza de cafe y me sorprenddo con esta nueva casa tuya tan renovada. Te felicito, ha quedado preciosa y apetecible. Hace tiempo circulaba por aquí una especia de adivinanza que jugaba con el deseo y el café.
Un abrazo

Esa de afuera de mí dijo...

me gusto mucho tu blog
tus texto y las fotos
sigo por aca.

Espérame en Siberia dijo...

¡Hola, encanto! Qué maravilloso es regresar a la blogósfera y leerme este texto tan bueno :D

Te deseo mucha luz y te envío un abrazo lleno de cariño.

dani dijo...

Quizá lo mejor de un deseo, es... satisfacerlo.