sábado, 12 de mayo de 2012

Abrigos

Media hora de caramelos, ese recodo que alardeas tan bien, un perchero vacio y nosotros abrigados de ímpetus. Un barrido de conversaciones, el arrugar de mi nariz tramposa, un perchero lleno de ganas y nosotros desvestidos de calmas.

2 comentarios:

AtaqueEscampe dijo...

Esos son los abrigos que dan calor, los que se desvisten con calma.

Madame Vaudeville dijo...

He venido a beberme un traguito de sus palabras. Y me siguen encantando, como antes.
Abrazos