jueves, 18 de febrero de 2010

Frutillas



Sobre la mesa firme de dura madera, el frágil plato de blanca loza contiene mi mundo pequeño de dulces frutillas rojas.

Entre el medio kilo de mi mundo rojo de frutillas deliciosas y el pesado plano de la mesa de madera, impecable y liviano el blanco plato de la vida.

Bajo la base perfecta del redondo plato con frutillas, la mesa segura del amor me ofrece apetecible lo simple de mi mundo.

1 comentario:

Madame Vaudeville dijo...

Dulce y ácido este diminuto reino de frutas rojas y versos sabrosos :)
Abrazos, Dani